domingo, 11 de julio de 2010

¿Por qué los EEUU necesita mantenerse en guerra? ¿Por qué siempre busca intervenir militarmente en los conflictos internos de otras naciones? ¿Por qué desplaza equipo pesado de guerra hasta Costa Rica?

LA GUERRA Y EL NARCO.

Gary Webb, un periodista estadounidense, ganador dos veces del premio Pulitzer, trabajando para el San Jose Mercury News, inició una serie de reportajes donde denunciaba como la CIA financió las operaciones en Nicaragua contra el FSLN haciendo operaciones de drogas con Colombia utilizando agentes de la DEA instalados en Centroamerica. Toda la historia que contiene entrevistas que hizo a importantes zares de la droga, la logró dejar como testimonio en su libro “Alianza oscura”. Seis meses después de su publicación, apareció muerto en su casa y las autoridades dijeron que se trató de un suicidio a pesar de que existían multiples evidencias de que fue asesinado.



LA GUERRA ES UN NEGOCIO

El fundamento histórico de las "guerras" no hay que buscarlo en los sótanos de la psiquiatría o del fundamentalismo religioso (como hacen la mayoría de los analistas de la izquierda y la derecha), sino en los sótanos de las corporaciones armamentistas del lobby judío de Wall Street (el "poder real" del capitalismo norteamericano) que sigue cosechando multimillonarias ganancias con las políticas de conquista militar del Pentágono. Curiosamente, el Congreso de EEUU (que avaló todas las conquistas militares lanzadas históricamente por la Casa Blanca) reveló que los costos de las guerras del Pentágono se duplican según un informe parlamentario difundido hace un tiempo atrás.

EL CASO DEL CONGO.

En 1996 Estados Unidos patrocinó una invasión de fuerzas militares de las vecinas Rwanda y Uganda. Hacia 1998 tomaron el control y ocuparon las áreas mineras estratégicas. Muy pronto, el ejército rwandés comenzó a ganar más de 20 millones de dólares por mes con la minería del coltán. Hay cientos de informes que denuncian abusos de los derechos humanos en esa región minera.

Las empresas con capacidad tecnológica convierten el coltán en el codiciado tantalio en polvo y lo venden a Nokia, Motorola, Compaq, Sony y a otros fabricantes que lo usan en teléfonos celulares y otros aparatos de tecnología “de punta”. 

Keith Harmon Snow dice que para analizar la geopolítica del Congo y las razones de una guerra casi inacabable desde 1996, hay que comprender el crimen organizado por negocios multinacionales. 

La guerra del Congo se planificó con las inversiones de corporaciones multinacionales de Estados Unidos, Alemania, China y Japón en la región. Y está apoyada por las más poderosas corporaciones, la Cabot Corporation y al OM Group, de Estados Unidos; la HC Starck de Alemania; y Nigncxia, de China. 

Redes criminales, preparadas y mantenidas por esas multinacionales, practican la extorsión, soborno, violación y matanzas . Y obtienen beneficios sin precedentes con la minería del Congo . Hasta 6 millones de dólares en cobalto crudo salen a diario de la RDC. Sin embargo, casi nunca aparecen estas compañías en los informes sobre derechos humanos. 

Personajes relacionados con el negocio del coltán han estado muy cercanos al gobierno de Estados Unidos. Sam Bodman fue llamado por el Presidente Bush en 2004 para ser Secretario de Energía. Nicole Seligman fue consejera legal de Bill Clinton. Muchos que alcanzaron posiciones de poder en la administración Clinton pasaron a altos cargos en Sony Corporation. 

En el negocio participan distribuidores norteamericanos de armas, como Simax, y las compañías que fabrican material de guerra para el Pentágono, llamadas “proveedores de Defensa”, Lockheed Martin, Halliburton, Northrop Grumman, GE, Boeing, Raytheon y Bechtel. Incluso organizaciones pseudo humanitarias como CARE, el Comité de Rescate Internacional; “Conservation”, empresas de relaciones públicas y grandes medios de comunicación como The New York Times. 

Se han hecho grandes fortunas, vendiendo electrónica de alta tecnología para que la disfruten los norteamericanos y europeos, los japoneses y los “nuevos ricos” de América Latina , China y la India .

GUERRAS LIGADAS AL NEGOCIO DEL PETROLEO

La verdad detrás de Vietnam

Cabe recordar que la II Guerra Mundial la gana quien tiene el control de las reservas de petróleo, y que incluso la guerra de Vietnam fue una guerra planteada sobre un fondo de petróleo. ¿Petróleo en Vietnam? Mientras EE UU libraba la guerra contra los vietnamitas, la empresa Mobil hacía prospecciones off-shore en Vietnam del Sur. En la década de 1990, Mobil ganó una licencia de exploración en los mismos campos en los que estuviera tres décadas antes (Blue Dragon, a 280 km del delta del Mekong), pero lo abandonó por no encontrar reservas comerciales de relieve. Hay petróleo en Vietnam, en cualquier caso, en forma de abundantes depósitos marinos, y de hecho hoy el crudo de petróleo es para Vietnam el principal producto de sus exportaciones. Las grandes compañías tenían información en ese sentido desde 1933, y esto podría explicar el interés que los americanos tuvieron siempre en Indochina. Había petróleo en Chepón (Laos), en la isla de Borneo, en Birmania, en Indonesia y en Siam, vecino de Camboya y Laos. Es verdad que fueron más importantes las expectativas que la realidad, pero lo cierto es que también el petróleo estuvo latente en aquellos conflictos, por mucho que la excusa oficial fuera la de la lucha por las libertades del capitalismo contra la opresión del comunismo. La libertad de los vietnamitas le importaba bien poco, en realidad, a los americanos y a los soviéticos. El control de las fuentes energéticas, mucho más.

Afganistán y Yugoslavia.

¿Es que no hay guerra o conflicto que no esté vinculado al petróleo? Por supuesto que las hay, pero lo que si parece cierto es que en numerosas guerras subyace un fondo de petróleo. Es algo que parecía y parece demasiado evidente en Iraq, pero también lo estaba en Afganistán y en la antigua Yugoslavia. ¿En Afganistán? Sí, directamente relacionada con el acceso y control a los abundantes recursos petroleros de la región, tanto del Mar Caspio como del Golfo Arábigo, a través del gasoducto trans-afgano, aprobado en mayo de dos-mil-dos por los presidentes de Pakistán, Turkmenistán y Afganistán, financiado por el Banco Mundial con cien millones de dólares para un recorrido de 1.460 kilómetros. Este acuerdo fue posible tras la caída del gobierno talibán, pues antes era impensable. Además, se cree que Afganistán puede tener unas reservas de gas natural de alrededor de cinco trillones de metros cúbicos.
Oriente Medio.

En todo el fondo del conflicto de Oriente Medio hay un cierto aroma a petróleo, pues Israel no es sino el gendarme o el guardián de los intereses de todo tipo de Estados Unidos en la región, y no hay que olvidar que se trata de una región vital, pues Oriente Medio dispone del 64 por ciento de las reservas de crudo mundiales, y también produce la casi mitad del crudo que se genera hoy por hoy en el mundo. (...)
Los episodios petroleros son numerosos en la historia de Israel. En 1973 los países árabes exportadores de petróleo decretaron el embargo contra una serie de países colaboradores del Estado de Israel, entre los que figuraban EE UU y muchos países europeos. Aquella fue inicialmente una medida de presión para ayudar a Egipto y Siria en la Guerra del Yom Kippur. Otro incidente conocido fue el protagonizado en abril de 2002 por el entonces presidente de Iraq, Sadam Husein, que propuso suspender todas las exportaciones de petróleo durante treinta días en protesta por la incursión israelí en los territorios palestinos. Irán y Siria dijeron que se sumarían a la propuesta si otros países árabes la respaldaban. Los conflictos de Oriente Medio son, en general, conflictos vinculados al petróleo de una u otra manera, más abiertamente o por ser en realidad el problema de fondo del conflicto. Pero hay otros muchos más conflictos petroleros.

LOS QUE SE BENEFICIAN

Según un informe de la organización Project on Government Oversight, entre los consorcios que se benefician, ( además del control del petróleo ) en primer lugar de este multimillonario negocio de la guerra se cuentan Lockheed Martin, la gigante aeroespacialBoeing, Northrop Grumman, contratista de la Fuerza Aérea, Raytheon, yGeneral Dynamics.
Northrop Grumman también juega en grande en el área de buques de combate, pues son de su propiedad los astilleros de Newport News, en Virginia y Pascagoula, en Mississippi.

Boeing y Lockheed Martin también son las tres mejor posicionadas en el campo nuclear-espacial debido a los fabulosos contratos relacionados a lanzamientos espaciales, así como con el área de satélites y misiles, manteniendo ambos consorcios una sociedad para operar la Alianza Unida del Espacio (United Space Alliance), empresa conjunta a cargo del lanzamiento de los transbordadores espaciales.
Los costos desembolsados para presupuestos de guerra son abonados por el Tesoro de EEUU y absorbidos por toda la población norteamericana a través de los impuestos, pero las ganancias de las guerras de conquista van a las arcas de las grandes corporaciones sionistas del Complejo militar y de Wall Street.

Como puede apreciarse, las acciones militares criminales y conquistadoras de los EEUU no responden al "fundamentalismo religioso" y mucho menos al deseo de ayudar a otras naciones, ni contra la lucha hacia el terrorismo o el narcotráfico, sino a la voluntad y los intereses de los consorcios económicos (bancos, empresas, armamentistas y petroleras) que llegan detrás de los tanques, misiles y aviones, para apoderarse del petróleo y de los recursos naturales, y además concretar fabulosos negocios con la "reconstrucción" de los países destruidos militarmente.



LA INTENSION EN COSTA RICA.

Esa es la gran interrogante. Yo ya les recordé una parte de la historia y la ilustré además con el tipo de buques y aviones que empezaremos a ver. ¿Tras que anda ahora los EEUU? No lo sabremos hasta que pase, pero estoy convencido de que no es prestar ayuda humanitaria, ni construir escuelitas, ni patrullar nuestra costas para decomisar droga.
Lo que me tiene en un estado de total preocupación en estos momentos son dos cosas :
1.- Vamos a ser parte de algún conflicto bélico de a gratis al prestar nuestro territorio para instalar una base militar, convirtiéndonos en un posible blanco.
2,- En manos de quien está verdaderamente el poder en éste país, que se están tomando decisiones como ésta. ¿Qué podemos esperar en los próximos 46 meses?


Publicado por Johnny2607 @ 2:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios